El poder de la palabra

Quizás,  de las cosas mas interesantes, que he leido, de este autor , que esta en el rinconcito mas alto de mi bibloteca. . . un escritor, para leer tranquilo, sin apuros, pensando, y ubicandonos en su pensar y en su contexto.-
Albert Schweitzer, Teólogo, filósofo y musicólogo , medico misionero alemán. Hijo de un pastor protestante, su actividad es variada recorre campos diferentes , pero . .  todos interesantes  realizo estudios de  teológia, filosofía,  música y  medicina.
En 1913 concluyó sus estudios de medicina y cirugía en la Universidad de Estrasburgo y se trasladó a Lambaréné, en África ecuatorial francesa (hoy Gabón), como misionero médico, donde fundó un hospital y atendió a unos 2.000 pacientes tan sólo durante el primer año. De 1917 a 1918, como ciudadano alemán, estuvo confinado en Francia, periodo que aprovechó para escribir dos volúmenes de un estudio filosófico sobre la civilización. . . . Filosofía de la civilización
Albert Schweitzer fue beneficiado por una vida larga. Quizá lo suficientemente larga para cumplir con su obra y ser el ejemplo más acabado de vida para, sus contemporáneos, y para el mundo del futuro; hasta adquirir ribetes de mito. Quizá también, en nadie como en él se ha dado aquello de "su vida y su obra" en la forma más "llevadas de la mano" la una con la otra. Y aquí viene la eterna discusión, constructiva por cierto: por un lado ,  el argumento de unos, que dicen que "todo lo hizo antes de los sesenta años de edad"; por el otro, los que afirman que "todo lo hizo después de los sesenta". ¿Dos vidas y múltiples obras? ¡No, una sóla! Sea como fuere, la vida polifacética y multidimensional que tenemos entre manos, formada por un humanista, un médico, un músico, un ingeniero improvisado, un carpintero, un albañil, un leñador..., y muchas cosas más, todo ello en una misma persona, nos atrapa desde el principio y hasta el fin.
Les trascribo algo de el. . . . de sus palabras. . . . . .y que ellas no sean indiferentes para el que las lea

"Todos hemos oído hablar de una dolencia de África Central conocida como enfermedad del sueño. Lo que tenemos que saber es que existe una enfermedad muy similar que ataca al alma, y que es muy peligrosa, porque se desarrolla sin ser detectada. Al notar el menor síntoma de indiferencia y de falta de entusiasmo ante los demás, hay que hacer saltar las alarmas. La única manera de prevenirse contra esta enfermedad es entender que el alma sufre, y mucho, cuando la obligamos a vivir superficialmente. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas."

Comentarios

  1. Gracias por compartirlo, este señor, gano, el Nobel????.-
    Saludos y adelante

    ResponderEliminar
  2. Hola anonimo/a, tienes razón, Albert Schweitzer, gano el premio Nobel de la Paz en el año 1952, me gustaria regalarte una frase de él que me gusta muchisimo. .. . ."Con veinte años todos tienen el rostro que Dios les ha dado; con cuarenta el rostro que les ha dado la vida y con sesenta el que se merecen."
    Gracias por tu visita y tu comentario

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los amuletos

Sociedades Tribales

La rosa de los vientos