Ofelia


Me identifique tanto!!!!!, con este libro. . . . . y en particular con este pequeño cuento. . . ..  siempre he pensado, . . . . me he afanado, por  tratar,  de conseguir, trasmitir lo mucho, o lo poco . . . de positivo que en  mi  existe,. . .pero jamás, mostrare lo que me perturba , me entristece, me hace llorar, me disgusta, me apena,. . . . . . . . . . . .quizas , porque mi gran utopía, sea que me recuerden , siempre con la buena onda, la sonrisa, o simplemente escuchando y dando la mano.-
Este cuento, forma parte de un libro, sin desperdicio, que lo escribio la mexicana Angeles Mastreta, se llama "Mujeres de ojos Grandes", nos tomamos un cafecito, y lo leemos juntos. . . . . te parece???????

"Hay gente con la que la vida se ensaña, gente que no tiene una mala racha sino una continua sucesión de tormentas. Casi siempre esa gente se vuelve lacrimosa. Cuando alguien la encuentra, se pone a contar sus desgracias, hasta que otra de sus desgracias acaba siendo que nadie quiere encontrársela.


Esto último no le pasó nunca a la tía Ofelia, porque a la tía Ofelia la vida la cercó varias veces con su arbitrariedad y sus infortunios, pero ella jamás abrumó a nadie con la historia de sus pesares. Dicen que fueron muchos, pero ni siquiera se sabe cuántos, y menos las causas, porque ella se encargó de borrarlos cada mañana del recuerdo ajeno.

Era una mujer de brazos fuertes y expresión juguetona, tenía una risa clara y contagiosa que supo soltar siempre en el momento adecuado. En cambio, nadie la vio llorar jamás.

A veces le dolían el aire y la tierra que pisaba, el sol del amanecer, y la cuenca de los ojos. Le dolían como un vértigo el recuerdo, y como la peor amenaza, el futuro. Despertaba a media noche con la certidumbre de que se partiría en dos, segura de que el dolor se la comería de golpe. Pero apenas había luz para todos, ella se levantaba, se ponía la risa, se acomodaba el brillo en las pestañas, y salía a encontrar a los demás como si los pesares la hicieran flotar.
Nadie se atrevió a compadecerla nunca. Era tan extravagante su fortaleza, que la gente empezó a buscarla para pedirle ayuda. ¿Cuál era su secreto? ¿Quién amparaba sus aflicciones? ¿De dónde sacaba el talento que la mantenía erguida frente a las peores desgracias?
Un día le contó su secreto a una mujer joven cuya pena parecía no tener remedio:

-Hay muchas maneras de dividir a los seres humanos -le dijo-. Yo los divido entre los que se arrugan para arriba y los que se arrugan para abajo, y quiero pertenecer a los primeros. Quiero que mi cara de vieja no sea triste, quiero tener las arrugas de la risa y llevármelas conmigo al otro mundo. Quién sabe lo que habrá que enfrentar allá"

Comentarios

  1. Mi querida Anne, yo tambien me gustaria ser asi de viejecita... quiero sentir alegria en mi interior.
    Que entrada mas bella nos has ofrecido. Gracias.

    Con cariño te mando un fuerte abrazo...
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anne, me encanta tu blog, cuando tenga un rato me tomo el cafe leyendo este maravilloso cuento.

    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno, verlas aca, amigas, !!!!!
    y que les haya gustado el cuento de esta mexicana talentosa

    ResponderEliminar
  4. UFFFFFFFF, YO NO QUIERO ARRUGARME, PERO EL PASO DEL TIEMPO HA MARCADO LOS SURCOS IMNPLACABLES DEL CALENDARIO,LAS HUELLAS DE LAS RISAS Y TBN DE LAS LAGRIMAS, (LOS HOMBRES TBN LLORAMOS),LA PERDIDA DE UN AMIGO,LA META CUMPLIDA,LA VICTORIA CUANDO TODO PARECIA PERDIDO, LO QUE NOS ENCONTRAMOS AL DOBLAR LA ESQUINA , UNA VIEJA CANCION , LA FOTO DE MI BISABUELO AMARILLA,EL SOL Y LA NIEVE,EN FIN EL TODO Y LA NADA, PERO COMO TU GALATEA, PREFIERO ARRUGARME PARA ARRIBA, NO CREO QUE EXISTA OTRO MUNDO, MAS SI CREO QUE EXISTEN OTROS MUNDOS, SI ME TOCA LLEGAR UN DIA SEA CUAL SEA TRATARE DE SER MEJOR QUE EN ESTE , AL MENOS UN POCO MAS FELIZ.
    ABDEL......

    ResponderEliminar
  5. Hay gente que llega a la madurez, agobiada de problemas, pero encuentra que es mejor mostrar la cara positiva , que ser negativa, entonces se refuerza su aura y a pesar de sus agobios se impone a ellos con tanta fuerza que a su vez ayuda a otros a superar sus problemas, es gente que a pesar de su dolor interno, no deja de mostrar una sonrisa, y es la mejor manera de derrotar la adversidad, los pesares seguirán estando pero quedarán ocultos por el optimismo. Lo importante es tratar de ser feliz, que no es poca cosa. J.C.M.

    ResponderEliminar
  6. Hola J.C. M, es muy bueno tu punto de vista.
    Ser feliz, no es poca cosa, es la tarea mas dura, y en donde nuestra visión positiva, es nuestro mejor aliado.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los amuletos

Sociedades Tribales

La rosa de los vientos